Caldo pingüinero para dar la bienvenida a moteros de toda Europa

El caldo pingüinero sirve para dar la bienvenida a los miles de moteros que ya van acampando en las instalaciones de Pingüinos en Valladolid y que tienen que hacer frente al frío invernal, hoy más intenso que el primer día de concentración.

Así, la imagen del día nada más llegar a la que es la ubicación fija de esta reunión motera, en la Antigua Hípica Militar de Valladolid, es la de miles de aficionados a las dos ruedas con un vaso de caldo caliente para apaciguar el aire gélido que les ha recibido.

Aunque para algunos «no es tanto», como en el caso de Surxo Mayo y de Olalla Lestón, ambos procedentes de Muros (Galicia), quienes han tenido que sortear la nieve en su desplazamiento hasta Pingüinos y quienes han asegurado que en su tierra «hacía más frío, porque al haber humedad se te mete en los huesos»

Es la primera vez que acuden a esta concentración invernal y han asegurado que «es una chulada», con «buenas instalaciones, una buena organización y un ambiente magnífico entre los participantes», de ahí que ya hayan garantizado su presencia en la siguiente edición, después de disfrutar de un verano plagado de reuniones moteras.

De hecho, Surxo Mayo, que pertenece al Motoclub ‘Sin Frenos' y Olalla Lestón, del ‘Esteiro Rácing 2.0', aprovechan las vacaciones veraniegas para acudir a las citas que hay entre Galicia, Aranda de Duero, Asturias -«todo el norte de España»-, a las que ahora añadirán la única de invierno en la que han participado.

El presidente de Turismoto, organizador de Pingüinos, José Manuel Navas, se ha mostrado «muy contento y satisfecho» con la marcha de la concentración, en la que ya se han contabilizado «más de 7.000 inscritos», con participantes procedentes de países como Alemania, Francia o Roma.

En este último caso se trata de un grupo de 21 policías romanos que acuden a Pingüinos y que ya confirmaron su presencia en la concentración vallisoletana vía internet, aunque será entre esta tarde y mañana por la mañana cuando llegue «el grueso» de los participantes.

Por eso se espera alcanzar la cifra de 30.000 personas prevista, que no solo acampan en la zona habilitada para ello, sino que muchos se trasladan a los hoteles cercanos, con los que la organización colabora para que pongan «precios asequibles» y para que los huéspedes que están inscritos tengan todo lo relacionado con la concentración allí mismo.

Navas ha presumido de que los moteros que ya llevan algunos días en las instalaciones están «encantados», porque éstas han mejorado de manera sustancial, al haberse convertido ya en sede fija, y porque se han organizado al detalle, para que los participantes «tengan todo a mano».

Incluidos los establecimientos en los que pueden comer hamburguesas, pinchos, churros, crepes de sabores e incluso alimentos sin gluten, o beber cerveza, justo al lado del escenario en el que se podrá disfrutar de las actuaciones de ‘Los Pichas', ‘La Frontera' o ‘Mojinos Escozíos', entre otras.

Fuente: El Norte de Castilla