La Guardia Civil desmantela una importante plantación indoor de marihuana en Burgos

La Guardia Civil ha detenido en Burgos a S.V.P, D.G.D., S.S.G., G.R.P. y A.A.S.G, con edades comprendidas entre los 25 y 36 años de edad, como presuntos autores de un delito contra la seguridad pública por elaboración o cultivo de estupefacientes y desmantelado una plantación de marihuana ubicada en la capital.

La investigación se remonta a noviembre de 2017, cuando se tuvo conocimiento de un anormal y elevado consumo eléctrico en dos viviendas ubicadas en el Alfoz de Burgos, lo que dio origen a unas investigaciones bajo sospecha de que el motivo fuera la existencia de un laboratorio o plantación clandestina de estupefacientes.

Personal de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia dirigieron sus vigilancias discretas hacia los domicilios, lo que permitió localizar e identificar a las personas que los regentaban, tras numerosos seguimientos.

Avanzadas las pesquisas, se detectó cómo el grupo, formado por cuatro varones y una mujer, abandonaban uno de los domicilios investigados, en el cual se sospechaba estaba instalada la plantación, trasladando y reorganizando todo de nuevo en una vivienda en alquiler en la capital.

La nueva vivienda, un adosado que pasaba desapercibido entre el resto, integrándose en el entorno, fue vigilada discretamente durante semanas, hasta que días atrás, y bajo mandamiento judicial, se llevó a cabo un registro domiciliario destapando un laboratorio extremadamente sofisticado y especializado para el cultivo y elaboración sistemática y metódica de marihuana.

A la vez se registraba otra vivienda en el Alfoz, donde se encontraron útiles para el cultivo de este estupefaciente y dinero. En la capital eran detenidos los cinco sospechosos, a los que no se les conoce actividad laboral legalmente remunerada.

Un sofisticado laboratorio hidropónico

Destaca la moderna y profesional instrumentación intervenida, con lámparas especiales de gran potencia, bombas de agua, sistemas de riego de cultivo 100% hidropónico caracterizado por el empleo exclusivo de agua y nutrientes para el desarrollo y floración de la planta, desestimando el empleo de sustrato. También se han localizado ventiladores, material aislante, decenas de metros de cableado para instalación eléctrica, termostatos y herramienta útil para el cultivo, elaboración y preparación de la droga, así como una variada gama de nutrientes que precisa este característico cultivo completaban el laboratorio “indoor”.

En el sótano se ubicada propiamente la plantación si bien todas las habitaciones eran utilizadas, bien como secaderos, almacenamiento o para tratamiento de la droga una vez obtenida la cosecha. La instalación permitía la recolección de hasta 5 cosechas anuales, generosas en producción y calidad.

Importantes medidas de seguridad

Según explican desde la Guardia Civil, los detenidos intentaban no levantar sospechas de su dedicación entre los vecinos, llamando la atención el impecable, completo y eficaz acondicionamiento interior, provisto de filtros y extractores de aire para disipar y disimular entre los vecinos el fuerte olor que desprende la planta.

Otra de las medidas detectadas fue el simular que había actividad y vida cotidiana en la vivienda, que por otra parte sólo era utilizada como laboratorio, mediante la colocación de temporizadores que encendían determinadas bombillas en las estancias, como si estuviera habitada.

En total se han aprehendido e intervenido 350 plantas verdes de marihuana, con un peso de 40 kilogramos, numeroso material destinado al cultivo y elaborado de marihuana, numerosos teléfonos móviles, 1.800 euros y una furgoneta. La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción Nº 4 de Burgos y coordinada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Burgos.

Fuente: El Norte de Castilla