Cuatro posibles candidatos para el Rectorado de la Universidad de Valladolid

No había acabado 2017 y ya se atisbaban los primeros movimientos preelectorales en la Universidad de Valladolid, que debe celebrar este año los comicios para elegir al rector. Daniel Miguel ya confirmó en El Norte que se presentaría a la reelección y los movimientos que han empezado a producirse en algunos centros académicos anticipan que pueden ser unas elecciones con un número amplio de candidatos, tal y como ocurrió en 2014.

De hecho, dos de aquellos postulantes, Agustín García Matilla y Felipe Cano, están entre los que barajan la posibilidad de presentarse. La falta de rotundidad a estas alturas es lógica, porque hasta la fecha ni siquiera se han convocado las elecciones y todos los posibles candidatos tantean primero cuáles son sus opciones reales de acceder al Rectorado. García Matilla, que según algunas fuentes ha comenzado ya a hablar con varios decanos, dentro de esa labor previa de sondeo, explicaba el viernes, 19 de enero, que aún no ha tomado una decisión definitiva.

Lo mismo aseguraba Felipe Cano, que en los anteriores comicios se quedó a un voto de catedrático (o a seis de alumnos, porque el voto es ponderado) de pasar a la segunda ronda. «El 16 de febrero, fecha de mi cumpleaños, anunciaré si me presento o no», señalaba el viernes por la mañana. Considera que en estos cuatro años la situación de la UVA no solo no ha mejorado, sino que ha empeorado, pero solo se presentará, asegura, si consigue aunar un equipo «dispuesto a removerlo todo», en la línea del mensaje renovador que ya lanzó en la campaña de hace cuatro años.

Quien también intenta conformar un equipo firme, incluso pensando ya en las posibles áreas que correspondería a cada uno de ellos, es Ángel Marina García-Tuñón, catedrático de Derecho Mercantil que en 2014 formaba parte del equipo de campaña del entonces rector, Marcos Sacristán, y que también participó en los comicios en los que se presentaba otro compañero de departamento, Jesús Quijano.

Marina explicaba que la decisión definitiva se conocerá en unas semanas, aunque según las fuentes consultadas por este periódico es uno de los aparecen como fijos para presentar batalla al actual rector, ya que sus movimientos están bastante avanzados. Tanto, que incluso pensaba que las elecciones se celebrarían con más prontitud de lo que ahora se plantea. Y es que cuando Daniel Miguel se hizo con el puesto, en segunda votación, el nuevo equipo rectoral entró en Santa Cruz en el mes de junio. El 22 de mayo se supieron los resultados, el 12 de junio tomó posesión el rector y un día más tarde, sus vicerrectores. Eso dejó poco margen de maniobra antes de las vacaciones de verano y se acordó, de un modo tácito, que los próximos comicios se celebrarían antes. Algo que no sucederá, o al menos no con tanta anticipación como pretendía Ángel Marina, puesto que aún no se ha convocado oficialmente el proceso electoral tal y como prevé el reglamento.

El cuatro precandidato pertenece a la Facultad de Ciencias, aunque prefiere mantener su anonimato, según fuentes consultadas cercanas a su equipo, hasta tener claro si se presenta o no. Ha mantenido reuniones cada vez más frecuentes en la propia Facultad y cuenta, afirman, con un respaldo importante para dar el paso de postularse al Rectorado, por lo que su nombre podría ser público en breve.

Calendario complejo

Y es que el calendario electoral marca los tiempos. Es posible que el rector, Daniel Miguel, abra el proceso electoral en el próximo Consejo de Gobierno de la Universidad de Valladolid, que podría celebrarse el viernes, día 26 de enero. La normativa especifica que en esa convocatoria tiene que señalarse el día de la votación «que habrá de celebrarse en día lectivo y en un plazo no superior a sesenta días contados desde la fecha de la convocatoria», lo que llevaría a Semana Santa o, de lo contrario, convocarlas en el Consejo de Gobierno de finales de febrero, lo que retrasaría aún más la fecha de la votación.

En 2014, la UVA acordó convocar elecciones al Rectorado el día 28 de febrero. El calendario fijó el inicio del procedimiento el 18 de marzo, con la publicación provisional de los censos, y la presentación de candidaturas entre el 27 de marzo y el 2 de abril, es decir, un mes después de la convocatoria.

La votación se produjo el 8 de mayo, 70 días después de que se anunciara en el Consejo de Gobierno. Al contar con cuatro candidaturas y no lograr ninguna de ellas la mayoría absoluta -oscilaron entre el 30% de Marcos Sacristán y el 20% de Agustín García Matilla- hubo que recurrir a la segunda vuelta, que se celebró el 22 de mayo. La proclamación definitiva del candidado electo como rector se demora casi una semana más por los plazos para posibles recursos.

Es decir, que entre la decisión del Consejo de Gobierno y la proclamación de Daniel Miguel como nuevo rector -la toma de posesión aún se demoró tres semanas más- transcurrieron 90 días.

Dos vueltas

En el caso de que todos los potenciales aspirantes confirmen sus candidaturas, es casi seguro que el proceso será a doble vuelta. En los anteriores comicios, Daniel Miguel se metió en la partida final contra Marcos Sacristán por una décima (24,41% contra 24,31% de Felipe Cano), para a continuación, con el apoyo de los alumnos agrupados en ADDE, alzarse con el triunfo ante Marcos Sacristán en la votación definitiva.

Desde que Sanz Serna repitió mandato -solo se permite una reelección-, para gobernar la Universidad de Valladolid desde 1998 a 2006, ningún rector ha repetido en el cargo.

Evaristo Abril derrotó a Jesús Quijano por apenas un 0,0464% del voto final ponderado en los comicios de 2006, mientras que Marcos Sacristán derrotó al propio Abril cuatro años más tarde por siete puntos de diferencia. Casi la misma que le endosó, en 2014, el actual rector, Daniel Miguel, a Sacristán, que a su vez había formado parte del equipo rectoral de Evaristo Abril en el mandato de 2006 a 2010.

Fuente: El Norte de Castilla