«La culpa de que estemos duodécimos es solo nuestra, no de los árbitros»

El Chocolates Trapa sumó el viernes ante el TAU Castelló su undécima derrota, la tercera consecutiva de los de Prado, que no ven la luz, ni los triunfos en este recién llegado 2018. Por tercera jornada consecutiva, la plantilla morada tuvo opciones de victoria hasta la última milésima de segundo y terminó cayendo por tres puntos. Sin demasiado tiempo para lamerse las heridas, mañana reciben al Sáenz Horeca Araberri. Este choque es una ocasión para que el equipo se reencuentre con la victoria y recupere la confianza perdida, después de pasar de 8 triunfos y 8 derrotas, a 8 triunfos y 11 derrotas, tras los partidos disputados en este 2018. Una jornada más, el capitán Urko Otegui fue el pilar de los palentinos, con 18 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias, y una valoración de 26 puntos, aunque no fue suficiente para celebrar el primer triunfo del año.

-¿Cómo valora la última derrota del Chocolates Trapa?

-Las derrotas siempre duelen. Lo que nos está pasando en los últimos partidos es que estamos dentro del encuentro y en los momentos decisivos no tenemos ese acierto necesario y no hacemos bien las cosas, y todo eso nos condena a la derrota. Llevamos ahora una racha negativa de tres derrotas consecutivas que nos hacen estar mal, tristes, frustrados, por lo que tenemos que intentar revertir esta situación cuanto antes.

-Tercer partido consecutivo que se pierde por tres puntos y con opciones hasta el último segundo…

-Al final la derrota es derrota y lo que tenemos que hacer es un análisis de ello. Tenemos que estudiar bien todo porque ningún equipo en estos tres partidos ha sido rematadamente superior a nosotros. Hacemos cosas bien pero lo que hacemos no nos vale para ganar, así que tenemos que seguir mejorando aspectos del juego y seguir tirando para adelante.

-Y otro encuentro más con polémica arbitral…

-Bueno, al final son parte del juego. Sí que es cierto que en los últimos partidos algunas decisiones no nos están ayudando pero no es culpa de ellos la posición en la que estamos en la clasificación, es meramente culpa nuestra y nos tenemos que fijar en nosotros, en lo que podemos mejorar y hacerlo. Al final, nosotros tenemos que hacer lo que está en nuestras manos que es tirar para adelante, mejorar, apoyarnos, hacernos más fuertes y ya está. Nadie nos va a ayudar a conseguir la victoria, tenemos que ser nosotros mismos los que la consigamos.

-¿El equipo mira en la tabla la distancia que hay a los puestos de ‘play off’ o solo se centra en el siguiente partido?

-No estamos en una situación para mirar más allá del partido de este miércoles. Para nosotros, es una final donde tenemos que sumar un triunfo sí o sí, y a partir de ahí fijarnos en metas cortas, no a largo plazo. Sabemos que cuantos más encuentros logremos ganar, mucho mejor. Vamos partido a partido porque no estamos para otra cosa.

-¿Cómo trabaja el Chocolates Trapa en su día a día?

-El equipo trabaja bien en el día a día. Somos un grupo que trabajamos bien, en ese sentido no hay ningún problema, lo suyo sería si perdiéramos por 20 puntos. Pero el equipo lucha en los partidos y trabaja, y siempre tiene la opción de ganar pero pequeños detalles no nos hacen conseguir la victoria. Así que lo que tenemos que hacer es mejorar esos detalles para tener más armas para ganar.

-La victoria es muy necesaria anímicamente para el equipo…

-Claro, al final una victoria te hace llevar mejor la semana y estar más contento en el aspecto psicológico. Creo que el equipo sí que necesita un triunfo para coger ánimo y para seguir trabajando, porque aún queda la segunda vuelta y la situación se puede revertir.

-Aún quedan muchas jornadas por jugar…

-Claro que sí, el equipo tiene tiempo y tenemos más partidos en casa que fuera. Pero está claro que lo que cuenta es sumar victorias, que últimamente no lo estamos consiguiendo. Es cierto que teníamos mucha ilusión puesta en estos tres partidos consecutivos que jugábamos en casa y de momento no hemos conseguido nada, por eso el partido de este miércoles ante el Araberri es vital para nosotros.

Fuente: El Norte de Castilla