Los directivos de la región cobran 3,5 veces más que los empleados

En Castilla y León, los trabajadores que ocupan puestos directivos cobran, de media, 70.705 euros al año. La retribución media para los mandos intermedios es de 37.958 euros anuales y la de los empleados, de 19.833 euros al año. Con todas estas cifras se pueden sacar diferentes conclusiones.

Por ejemplo, que los directivos de la región cobran tres veces y media más que los empleados, con una media de 50.872 euros más al año, y casi el doble que los mandos intermedios, lo que de media supone que aquellos que ocupan los puestos de mayor responsabilidad perciben 32.747 euros más cada 12 meses que los que desempeñan cargos intermedios. Estos, a su vez, también cobran casi el doble que los empleados, 18.125 euros más al año en la suma de sus nóminas. Así se desprende de un estudio elaborado por la consultora ICSA Grupo con la colaboración de la escuela de negocios EADA Business School para el que se han utilizado 80.000 datos salariales de empleados por cuenta ajena en empresas privadas y públicas.

En comparación con otras comunidades autónomas, los salarios de Castilla y León se sitúan, en general, algo por debajo de la media. En el conjunto de España, los directivos cobran de media 79.079 euros al año, los mandos intermedios perciben 40.435 euros y los empleados ingresan 22.793 euros. Las cifras, en todas las categorías, son superiores a las que se reflejan en la media de la comunidad, pero las proporciones entre un tipo de puesto y otro son prácticamente idénticas en ambos casos.

Si se observan los distintos tipos de puesto por separado, la posición de Castilla y León con respecto al resto de comunidades varía. Por ejemplo, en el caso de la retribución a los directivos, la región es la cuarta por la cola en la cuantía media de los salarios, pero si se atiende a los sueldos de los mandos intermedios, la comunidad se sitúa como la sexta en la que mejor se paga a estos trabajadores. Por retribución de los empleados, Castilla y León se sitúa en una posición intermedia en el ‘ranking’ de comunidades.

Hay que tener en cuenta aquí que una posición intermedia no es equivalente a situarse cerca de la media del país, ya que mientras que la primera es una mera clasificación que ordena las comunidades de mayor a menor retribución, la segunda tiene en cuenta el número de trabajadores que hay en cada una. Un ejemplo. Madrid es la comunidad en la que más dinero cobran, de media, los directivos (83.903 euros al año), mientras que Extremadura es la región en la que estos tienen los salarios más bajos (65.940 euros). Pero en Madrid hay muchos más directivos que en Extremadura, lo que eleva la media del país hacia salarios más cercanos a los de la media madrileña. De hecho, aunque en el caso de los mandos intermedios Castilla y León se sitúe en un adelantado sexto puesto en la clasificación (sobre 17 comunidades), la retribución media de este tipo de puesto en la comunidad es más baja que la media nacional.

Evolución desde la crisis

El informe elaborado por ICSA analiza también –con datos nacionales– la evolución de los salarios a lo largo de los últimos años según las diferentes categorías laborales. El gráfico, que abarca de 2007 a 2017, refleja algunos comportamientos llamativos. En las tres categorías, los salarios se encontraban en pleno crecimiento hasta el año 2009. A partir de entonces, cuando se empezaron a notar los primeros efectos de la crisis, los sueldos descendieron para todos. Y, especialmente, para los directivos, que fueron los que más notaron la bajada salarial, que alcanzó el 2,7% entre 2009 y 2010, mientras que los recortes de para mandos intermedios y los empleados fueron más moderados, del 1,9% y del 1,8%, respectivamente.

Pero esta rebaja en las retribuciones de los directivos duró poco, porque en 2011 los salarios de este colectivo –hablamos siempre de medias– volvieron a subir, hasta anotar un máximo en 2013, mientras los del resto continuaban a la baja. Los de los mandos intermedios experimentaron un ligero bamboleo durante los años siguientes, intercalando ejercicios de subidas y de bajadas tan leves que prácticamente los mantuvo estables hasta 2013, cuando iniciaron un periodo de ascenso que todavía se mantiene. Por su parte, para las retribuciones de los empleados ese descenso iniciado en 2009 se prolongó de manera continua durante cuatro años, hasta 2013.

Precisamente 2013 resultó clave en la evolución de los salarios en España, ya que fue un año de extremos para todas las categorías de trabajadores, pero no en el mismo sentido. Si los sueldos de los empleados y de los mandos intermedios tocaron fondo ese año desde el inicio de la crisis, los salarios de los directivos anotaron un máximo que todavía en 2017 seguía vigente. De media, los directivos españoles percibían en ese año 80.330 euros anuales, una cifra que no se ha vuelto a alcanzar.

A partir de ese año de máximos y mínimos la brecha salarial entre categorías se empezó a estrechar. Pero el cambio, nuevamente, no duró mucho. Entre 2016 y 2017 los salarios medios de los empleados volvieron a bajar (el 0,21%, equivalente a 48 euros), mientras que los demás siguieron su tendencia alcista. Los sueldos de los directivos crecieron el 0,28%, lo que equivale a 222 euros más al año, y los de los mandos intermedios experimentaron un repunte del 2,72%, que se traduce en un incremento de 1.071 euros en el salario medio anual.

Fuente: El Norte de Castilla