El párroco de Villalón pide el traslado a Medina de Rioseco

El párroco de Villalón, Francisco Casas, dejará esta parroquia el próximo 2 de febrero y ejercerá labores auxiliares en Medina de Rioseco, según confirmó este jueves el sacerdote, quien no ocultó que fue él quien solicitó el traslado al arzobispo de Valladolid, el cardenal Ricardo Blázquez, por motivos de «salud, por acoso y porque me siento perseguido». Casas, quien en noviembre pasado cumplió tres años desde su llegada al municipio, reconoció que su presencia ocasiona división en la localidad, motivo por el que ha solicitado el cambio de parroquia.

El sacerdote aseguró sentirse perseguido por parte del vecindario y de los medios de comunicación a raíz de las obras en la iglesia de San Miguel, iniciadas hace unos tres meses, -«paralizadas por el Ayuntamiento», añadió- donde sustituyó una puerta de madera por otra metálica sin permiso de Patrimonio. El Arzobispado ha llegado a reconocer el «error» cometido en esta intervención en un edificio religioso del siglo XIV y también ha ofrecido su ayuda para recuperar el aspecto original de la puerta del templo.

En este enfrentamiento con el párroco se sitúa también Villalón Vive, una asociación protectora del patrimonio que hace más de un año ya criticó la demolición de una parte del muro de la nave lateral contiguo a la capilla utilizada en invierno con el fin de colocar un confesionario con doble entrada, desde la iglesia y desde la capilla. Poco tiempo después se instaló una gran cruz en forma de árbol de grandes dimensiones en el atrio del pórtico que también levantaron las críticas del colectivo, y que ha sido retirada por una grúa esta semana.

La situación alcanzó su momento más crítico con la obra de la puerta. «He padecido mofas, manipulaciones de fotos que han circulado por las redes sociales, montajes de vídeos y hay niños que acosan a otros porque hablan conmigo», lamentó este jueves el joven párroco, quien aseguró que esta situación le ha ocasionado problemas de salud y por eso ha pedido «la salida».

El 2 de febrero se despedirá de los feligreses y su nuevo destino estará en Medina de Rioseco, bajo la dirección del párroco Juan Carlos Fraile, donde ejercerá labores auxiliares. Inicialmente, Casas permanecerá en Rioseco hasta septiembre, que es la fecha en la que normalmente el arzobispo realiza nuevos nombramientos en la Diócesis.

Fuente: El Norte de Castilla