Soldados reclaman su inserción laboral civil al cumplir los 45 años

La Plataforma ‘45 sin despidos de tropa y marinería’ presentó este sábado en Valladolid su lista de reclamaciones al Ministerio de Defensa, para evitar las consecuencias de la salida de decenas de soldados de los cuarteles, que finalizarán obligatoriamente su compromiso con las Fuerzas Armadas. En Valladolid son 211 hasta el 2023, y trabajan en unidades de Caballería, Logística y en base de Villanubla.

En un acto celebrado en el centro Juan de Austria, que contó con el apoyo del concejal no adscrito del Ayuntamiento de Valladolid, Jesús Presencio, el cabo Jenner López Escudero, que preside la asociación a nivel nacional, señaló que el colectivo ha nacido por la inquietud que se registra en los acuartelamientos y en las redes sociales por parte de este personal que se quedará sin trabajo con 45 años.

«Algunos somos de la primera promoción de soldados, y firmamos un folio en blanco porque todavía no estaba redactado el compromiso. Un documento que no es un contrato, ya que esta modalidad no figura ni en el Estatuto de los Trabajadores».

López Escudero insistió en que «es hora de que la sociedad entienda que tenemos un problema» con los soldados profesionales. El presidente de ‘45 sin despidos’ recordó que los 600 euros de prestación que reciben al cesar como militares «no son contributivos, es decir, no constan para la jubilación», y por los dos años de desempleo que reciben están obligados a cotizar, lo que supone que la percepción se reduce a 400 euros.

Inem y cursos de carretilla

Al acto de ayer acudieron militares y familiares de la base del Empecinado en Santovenia de Pisuerga, y de otras unidades de la región, que recordaron que la salida del Ejército con 45 años les ponen ante un mercado laboral difícil.

«Y nos vamos a la oficina de desempleo y decimos que hemos ejercido como desactivadores de minas, tenemos 3 medallas aeronáuticas, y en el Inem te dicen: ‘Anda arrea chaval’», explicó el cabo López, que cifró en 1.850 los soldados de toda España que se irán en 2018 a la calle. «Y son familias con hipotecas e hijos», dijo.

López criticó la falta de cursos para preparar a los soldados durante su tiempo en las Fuerzas Armadas, donde “se dan cursos de carretilla que no valen para nada posteriormente”. Dede la nueva asociación de soldados se censuró también la falta de convalidación de estudios y cursos que se hacen en las Fuerzas Armadas con la administración civil.

“Haces un curso de sanitario y cuando vas al Ministerio de Educación te dicen que te quedan dos asignaturas para convalidarlo con el título civil. Y eso tiene un coste que debería de pagar el Gobierno, ya que ese era el compromiso formativo que firmamos”, dijo.

Desde la nueva asociación de soldados se reclama a las fuerzas políticas que tomen conciencia de este problema, de unos militares que han servido a su país incluso en el exterior, y que “hoy no tienen derecho a la sindicación, cosa que sí sucede en otros ejércitos de países europeos”.

Plazas Policía Municipal

Por su parte, Jesús Presencio, añadió que desde 2006 las necesidades de este personal han evolucionado, y la ley de Tropa «no se está cumpliendo para integrar a nuestros soldados en la sociedad civil».

En este sentido, el edil criticó al Ayuntamiento de la capital por no cumplir el compromiso que adquirió en su día con Defensa, de reservar un cupo del 20% de las plazas de Policía Municipal para soldados. Para este 2018 está previsto cubrir ocho plazas y el Equipo de Gobierno «se niega a cumplir este convenio», dijo Presencio, que reclamó al menos dos de las vacantes para aquellos aspirantes seleccionados que procedan del Ejército.

Fuente: El Norte de Castilla