UPA-COAG: «En la Sierra de la Culebra ya hay más lobos que niños»

La visita de Aurelio González, coordinador autonómico de la Alianza Upa-Coag, ha puesto de manifiesto en Ávila la problemática a la que se enfrentan ganaderos y agricultores ante la proliferación de lobos y las consecuencias de la sequía.

González ha advertido de que en comarcas como la Sierra de la Culebra (Zamora), ya hay «más lobos que niños». Ha criticado a la Junta de Castilla y León por haber «favorecido» el aumento de la población de cánidos en las últimas décadas, lo que ha «echado a los ganaderos».

El coordinador de UPA-COAG vaticina que ocurrirá lo mismo en la provincia de Ávila, donde cifran en 11 las manadas de lobos, con entre siete y nueve ejemplares cada una. En los últimos tiempos, los ataques se han multiplicado; los lobos «masacran» a las ganaderías de extensivo provocando una situación que ha comparado con cometer delitos: si ocurriera «en la ciudad, llamarían al Ejército».

Asimismo ha reprochado a los expertos europeos que visitaron Ávila en octubre, que sólo pusieran sobre la mesa soluciones como «poner vallas» o «tener mastines». «Para ese viaje no habían hecho falta alforjas», ha lamentado González.

Ávila, zona libre de lobos

Desde la organización piden que Ávila sea una zona libre de lobos, porque son «incompatibles» con la ganadería extensiva. Por otra parte, ha recordado que UPA-COAG llevó el asunto a los tribunales para conseguir que se pagaran indemnizaciones, mientras Asaja recibía 64.000 euros para un «estudio sobre la compatibilidad de los cánidos con la ganadería».

Ignacio Senovilla, secretario provincial de UPA, ha acusado directamente al consejero de Empleo, Carlos Fernández, de interferir y jugar sucio en Ávila de cara a las elecciones agrarias del próximo 11 de febrero, debido a la concesión de 600.000 euros a Asaja para distintas actividades a desarrollar en la provincia.

Sus reproches, ha especificado, se dirigen a la Junta y no a Asaja, porque da la impresión de que «sí hay dinero para estas ayudas» pero no para los «jóvenes agricultores ni para paliar la sequía».

Fuente: El Norte de Castilla