La incoherencia del balonmano español

Con la Liga Asobal en el limbo, históricos clubes desaparecidos y jugadores y técnicos consagrados y prometedores obligados a emigrar al extranjero, los Hispanos se han encargado de revitalizar el balonmano, al menos durante un fin de semana, gracias a un hito en el Campeonato de Europa de Croacia, la competición más complicada y exigente de este deporte que no deja de perder patrocinadores en España y ganarlos para la selección nacional. Es la incoherencia del balonmano español, que sufrió un doloroso golpe con su ausencia en los Juegos Olímpicos de Río 2016 pero que, gracias a un equipo que exhibe carácter y fe, ha vuelto a enganchar a una afición desencantada con la falta de ayudas económicas y mediáticas. Sin embargo, pese al éxito de esta selección de veteranos y jóvenes, con una media de edad de 25 años -«La buena mezcla termina funcionando»- se enorgullece Jordi Ribera-, el balonmano español no puede estar esperanzado con una recuperación a corto o medio plazo.

«Hasta que no mejore la vida cotidiana del ciudadano español, deportes minoritarios como el balonmano no tenemos salida, porque no producimos dinero. Nos somos un deporte de negocio, como el fútbol, necesitamos patrocinadores, y hasta que no mejore la vida en España no vamos a tener esa posibilidad», lamentó este lunes Talant Dujshebaev, exinternacional español y padre de los flamantes campeones de Europa Álex y Dani, con el primero, lateral derecho, elegido antes de la final en el equipo ideal del campeonato, junto a Ferrán Solé (extremo derecho).

Los hijos del mítico exjugador nacido en Kirguistán son dos de los integrantes de los Hispanos que no juegan en España, que son mayoría, ya que de los 19 convocados, incluidos Arpad Sterbik y Aitor Ariño, sustitutos de los lesionados Gonzalo Pérez de Vargas y Ángel Fernández, sólo siete militan ahora en la Asobal, y Viran Morros también se marchará a final de temporada al PSG francés porque el Barça ha decidido no renovar su contrato.

«Seguir o no en este deporte o tener que buscarse equipo fuera es el mayor problema que tenemos. Gozamos de buena salud gracias al trabajo de la gente desde abajo, pero me preocupa mucho el futuro, porque muchos chicos en lugar de elegir balonmano eligen un trabajo diario que les permita vivir en esta sociedad», reconoció Talant Dujshebaev en Radio Marca, que considera que «hasta que un Real Madrid, un Atlético, un Sevilla o un Valencia no cojan un equipo de balonmano» no ve un relanzamiento y recuerda «que en los años 90 y principios de 2000 los mejores extranjeros llegaban a la liga española y eso daba la posibilidad de seguir creciendo». En 2005 y 2013 España fue campeona del mundo, pero nunca había sido campeona de Europa, después de haber perdido hasta cuatro finales y experimentar su progresión hasta el oro, tras haber sido cuarta, tercera y segunda en las últimas citas continentales. Sin olvidar el título mundial de la selección júnior y el subcampeonato de la juvenil.

El Consejo Superior de Deportes (CSD), que este martes homenajeará en su sede a los Hispanos dirigidos por Jordi Ribera, otorgó al balonmano en 2016 una subvención de 2,1 millones de euros, por detrás de la natación (4,2), el atletismo (4,1), el piragüismo (2,9), la vela (2,5), el baloncesto (2,3) y el ciclismo (2,2), pero con el título continental y la clasificación directa para el Mundial de 2019 y el Europeo de 2020, la ayuda debe incrementarse para este 2018 que en su comienzo ya ha marcado otro récord histórico en televisión. La final del domingo en Zagreb retransmitida por La 1 fue el partido más visto de un Campeonato de Europa de balonmano, con 2.573.000 espectadores (más de 7,3 millones vieron algún momento del encuentro) y el ‘minuto de oro’ a las 21:59 horas, con 4.188.000 (una cuota del 20,1%).

Marcas inalcanzables en la Liga Asobal, cuyo título ha ganado el Barça las siete últimas ediciones y se encamina hacia el octavo título consecutivo cuando se ha cumplido la primera vuelta de competición de la que está desconectada la gran mayoría por culpa de la locura del calendario, la hegemonía azulgrana y la nula promoción, mientras la Federación Española de Balonmano (FEBM), relanzada por la imagen de los Hispanos y las Guerreras, no deja de reforzarse económicamente y ya cuenta con 21 patrocinadores.

Fuente: El Norte de Castilla