Los Clippers mandan a Blake Griffin a los Pistons

Los Detroit Pistons han iniciado otra nueva etapa de reconstrucción del equipo al conseguir el traspaso del ala-pívot Blake Griffin, procedente de Los Angeles Clippers, a cambio del alero Tobias Harris, el escolta Avery Bradley, el pívot serbio Boban Marjanovic y una selección de primera ronda del draft y otra de segunda.

Aunque oficialmente el acuerdo todavía no ha sido dado a conocer por ninguno de los dos equipos, varios medios de comunicación han confirmado que ya está cerrado y sólo falta la aprobación por parte de la liga. Los Clippers también enviarán a los Pistons al ala-pívot Brice Johnson, de 23 años, y al pívot Willie Reed, de 27 años.

El pasado 1 de julio, Griffin llegó a un acuerdo de cinco años y 171 millones con los Clippers, pero no consiguió una cláusula de no intercambio como parte del nuevo contrato.

Griffin, de 28 años, promedia en lo que va temporada 22,6 puntos, 7,9 rebotes y 5,4 asistencias en 33 partidos. Los Clippers, con marca de 25-24, ocupan el noveno lugar de la Conferencia Oeste.

Reconstrucciones

Desde que llegó a la NBA, en la temporada 2009-2010, seleccionado con el número uno del draft por los Clippers, Griffin ha promediado 21,6 puntos, 9,3 rebotes y 4,2 asistencias, pero se ha visto afectado por lesiones y enfermedades.

Nada más llegar a los Clippers, en el campo de entrenamiento se fracturó la rótula izquierda, fue operado, y se perdió la temporada completa en la campaña 2009-2010. La siguiente temporada, la de novato oficial, Griffin fue seleccionado para el All-Star y ganó el concurso de mates de la NBA, además de salir elegido Novato del Año.

Desde entonces, ha sufrido bajas por problemas en la espalda, el cuádriceps izquierdo desgarrado, una mano rota tras pelearse con un empleado del equipo, infección por estafilococo, una operación en la rodilla derecha, un dedo del pie roto, un esguince en la rodilla izquierda y una conmoción cerebral. La pasada temporada Griffin se perdió 21 partidos y en la de 2015-2016 no jugó en 47 encuentros.

Tanto los Clippers como los Pistons están fuera de la lista de los ocho primeros de cada conferencia que tienen derecho a disputar los playoffs. Los Pistons tienen una marca de 22-26 y acumulan una racha de ocho derrotas consecutivas después de que el domingo perdieran como visitantes ante los Cavaliers de Cleveland (121-104).

Ahora la presión está del lado del entrenador de los Pistons, Stan Van Gundy, que de no llegar a los playoffs con la adquisición de un All-Star podría ver su futuro en peligro.

Los Clippers, con la llegada de Harris, reciben a un jugador que promedia 18,1 puntos y 5,1 rebotes, mientras que Bradley es un notable defensor que firma 15 puntos por partido en lo que va de temporada y está en el último año de su contrato con un salario de 8,8 millones de dólares, lo que le convertirá este verano en agente libre sin restricciones.

La salida de Griffin y las posibles marchas del pívot DeAndre Jordan y el escolta Lou Williams confirman la nueva filosofía de los Clippers de trabajar con los jóvenes valores y selecciones universitarias.

Fuente: El Norte de Castilla