Sindicatos y Opel pactan congelación salarial en 2018 para no bajar carga en Figueruelas

Al final hubo fumata blanca tras una reunión maratoniana de doce horas entre el grupo PSA, dueño de la marca Opel, y los sindicatos de la fábrica que aquel tiene en Figueruelas (Zaragoza), que cuenta con una plantilla de algo más de 5.000 personas, aunque el empleo directo en toda la comunidad aragonesa llega a 25.000. Ambas partes firmaron este lunes por la noche un preacuerdo que será sometido este martes a referéndum entre los trabajadores –las votaciones se harán conforme a los distintos turnos de tarea–, y cuyo principal punto es ligar un nuevo convenio colectivo a cinco años a no reducir el plan industrial de esas instalaciones.

En concreto, a cambio de una moderación salarial importante frente a las pretensiones sindicales iniciales, la compañía automovilística se ha comprometido a mantener al máximo la capacidad de producción de la planta. Esto supone que, amén de continuar con la fabricación del modelo Corsa, se contemplaría incluso incorporar el montaje de algún otro tipo de vehículo según las necesidades de carga de trabajo.

Tras varios días de desencuentros, el emporio francés PSA ha logrado el primer convenio -el vigente vencía a finales de 2017- tras comprar Opel al grupo General Motors en julio pasado. Según la empresa, con este acuerdo «se gana en competitividad». Para ello los sindicatos han aceptado congelar sueldos este año, con subidas bajas los cuatro ejercicios siguientes: un 0,50% del IPC anual en 2019 y 2020, para luego incrementarse hasta el 0,60% de la inflación registrada tanto en 2021 como en 2022, último año de vigencia del pacto.

No obstante, y aún siendo menor de lo que reclamaba el comité de empresa, la compañía ha aceptado mantener una prima anual variable de hasta 650 años en función del cumplimiento de una serie de objetivos de productividad como, por ejemplo, el coste laboral por cada vehículo montado o posibles incidentes con los períodos de garantía (fallos en la cadena). Asimismo, se reducen un 5% los pluses por nocturnidad y festivos.

Despidos anulados

Eso sí, los sindicatos han logrado que se anulan los 170 despidos previstos para este año –con compromiso de recontratación antes del 30 de junio próximo- y se rejuvenece la plantilla -para ello se buscarán cada año “las mejores alternativas pactadas a la vista de la legislación”. De esta forma, el grupo PSA se ha comprometido a que el 1 de julio de 2018 el 100% de la plantilla de Figueruelas tenga contrato indefinido, algo que según les destacó a los negociadores “no tiene precedentes”.

Desde el ámbito político, tanto el Ejecutivo central como el autonómico habían hecho llamamientos en pos de un acuerdo. Así, el ministro de Economía, Luis de Guindos, había pedido a las partes que pusieran “todo su empeño” porque la industria del automóvil “es esencial para el conjunto de España”. Por su parte, el presidente del Gobierno aragonés, Javier Lambán, llegó a ofrecerse como mediador si era necesario.

Fuente: El Norte de Castilla